sábado, 16 de enero de 2016

Torta de los 80 golpes

Si cocinar les parece terapéutico entonces esta receta si que realmente sirve para descargarnos porque que se llame torta de los 80 golpes no es por nada, literalmente hay que golpearla 80 veces, así que es desestresante hacerla y placentera cuando la comemos ¿que mejor que eso?




Ingredientes:
Levadura fresca 25 g
Leche 120 cc
Azúcar 120 g
Manteca 60 g
Miel 1 cda
Huevos 3
Harina 500 g
Sal 1 cdita

Relleno:
Manteca pomada 200 g
Azúcar 10 cdas
Ralladura de 1 limón
Jugo de limón 2 cdas

Almibar:
Agua 200 cc
Azúcar 200 g
Esencia de vainilla 1 cda



Preparación:

Disolver la levadura en la leche tibia y agregar una cucharada de azúcar, tapar y dejar fermentar. Mientras esperamos la levadura hay que formar una corona de harina sobre la mesa y en el centro colocar los huevos, la manteca pomada, el azúcar, la miel y colocar la sal por el borde exterior de la corona, esto es para que no tenga contacto directo con la levadura ya que la sal mata a la levadura.




Cuando la levadura ya esté crecida agregarla en el centro de la corona e ir mezclando todos los ingredientes tomando la harina desde el centro hacia afuera, amasar por unos minutos, y comenzar a golpear la masa contra la mesa, hasta llegar a los 80 golpes y cuando ya nos hayamos desquitado con la pobre masa hay que dejarla descansar tapada hasta que duplique su volumen.




Una vez que la masa haya levado, estirarla con un palo de amasar y sobre la mesa enharinada en forma rectangular y a medio centímetro de espesor.  Mezclar bien todos los ingredientes del relleno y untar el relleno sobre la masa.










Enrollar la masa y cortarla en 8 porciones iguales. Acomodar cada espiral en un molde de 26 cm de diámetro enmantecado y enharinado dejando espacio entre cada uno para que puedan crecer. Tapar con un mantel y dejar levar al doble de su volumen.







Cocinar en horno a 190º por 40 minutos y mientras se cocina hacer el almibar poniendo a cocinar por unos 3 minutos el agua y el azúcar hasta que se disuelva el azúcar, apagar el fuego y agregar la esencia.







Ni bien sacamos la torta del horno hay que bañarla con el almibar tibio dentro del mismo molde, aunque parezca mucho líquido les aseguro que se absorbe por completo. Desmoldar cuando esté fria.












4 comentarios:

  1. La receta tiene buena pinta, habrá que probarla.saludos

    ResponderEliminar
  2. la he probado hace mucho, es muy rica. Tratare de hacerla, es bastante elaborada pero vale la pena. Esta se ve muy buena!!!!

    ResponderEliminar
  3. Mmmmhhhhh...la voy hacer..gracias...me encanta la cocina y esta torta también..besitos

    ResponderEliminar